Informaciones


Luces de historia y patriotismo desde Sibanicú

Amanece en la comunidad Oriente Rebelde, en las inmediaciones del antiguo ingenio de los Luaces Iraola, y quizás el Sol o el verdor de los campos o el fervor de quienes se dieron cita allí en la mañana de este sábado 10 de noviembre, pero todo conspira para que sea más genuino el homenaje a aquellos héroes del 68, a aquellos hidalgos de la Guerra de los 10 Años que, armados de su convicción y amor por la Patria, se despidieron de su familia para salir a luchar por la independencia.

Tal vez en una mañana luminosa como esta, 150 años atrás, Ignacio Agramonte se incorporaba a las gestas por la libertad de Cuba. A través de las palabras del historiador José Fernando Crespo Baró, lo vimos llegar un 11 de noviembre de 1868 a reunirse con otros jóvenes para organizar las fuerzas, seguir el camino trazado en Las Clavellinas, tan solo una semana antes y partir a la guerra.

La comunidad Oriente Rebelde junto a las principales autoridades del PCC y el gobierno en el municipio recordaron la incorporación de Agramonte a la Guerra de los 10 Años el 11 de noviembre de 1868.

 

Una comunidad que mira su historia

Niños, jóvenes, madres, padres, abuelas, abuelos, trabajadores de la comunidad recibieron la mañana con renovados colores, un entorno más limpio y arreglado porque la efeméride lo ameritaba y se reunieron ante el Ingenio El Oriente, para recordar a Agramonte, por lo que representa su figura para Camagüey y el sentido de pertenencia hacia su terruño.

Así, participaron junto a las entidades productivas asentadas en la localidad en la transformación del entorno, de la escuela primaria, del círculo infantil, las áreas verdes, según destacara Nibaldo Cardoso González primer secretario del PCC en el municipio de Sibanicú, quien además señalaba la certeza de que iban a cuidar lo hecho porque era fruto del trabajo colectivo.

El municipio que se precia de ser el primero en la provincia en cumplir el plan de leche del año, enfocado en el desarrollo económico como una de sus prioridades, reconoce la importancia de defender el legado de nuestros próceres y así lo destacó Cardoso González en su intervención en el acto de este 10 de noviembre.

 

Junto a la pequeña tropa de sibanicuenses, que montados en sus caballos rememoran aquella caballeriza entrenada que daba pavor a los soldados españoles, El Mayor volvió a recorrer las llanuras del Camagüey.

Crespo Baró destacó las cualidades de Agramonte como hombre de bien, de respeto, ética y coraje, estratega militar, admirado por su tropa. Igualmente, exhortó a los niños y jóvenes a seguir su ejemplo como modelo para ser mejores seres humanos.

Del sacrificio personal, la entereza, valentía y ética, como rasgo descollante de la personalidad de Agramonte, también dialogó Crespo Baró, cualidades resaltadas en algunas de las investigaciones presentadas en esta jornada, como tributo de las ciencias a la historia, en el evento Histo-Sibanicú.

Evento Histo –Sibanicú

A un año de la primera edición del evento, profesores, investigadores, estudiosos de la localidad y de la figura de Agramonte se vuelven a dar cita en la sede del Partido municipal para intercambiar y ofrecer nuevas visiones de momentos y figuras puntuales de nuestra historia a la luz de las investigaciones actuales.

La Dra. C. Talia Montero Pereira, quien impartiera uno de los cursos preeventos “Agramonte y su significación para los camagüeyanos. Retos actuales.”, hizo énfasis en los valores de El Mayor como paradigma en la sociedad contemporánea; su relación con Amalia, en la que pone de manifiesto que la Patria está por encima de todo; la lealtad hacia su esposa amada; el comportamiento ético ante los diferentes retos que le impuso el proceso revolucionario; el ser exigente, persuasivo, aglutinador, educador y ejemplo ante sus compañeros.

Alrededor de 20 trabajos motivaron el intercambio en torno a tres ejes fundamentales: Fidel y la obra de la Revolución en el cumplimiento del programa del Moncada; el pensamiento del Comandante dirigido a las nuevas generaciones y significación de Agramonte para los camagüeyanos.

Los vínculos de los sibanicuenses con el héroe epónimo de la provincia, la disyuntiva de Agramonte entre el amor y el deber, y la canción El Mayor, de Silvio Rodríguez, como eje articulador de la didáctica de una clase para estudiar su trascendencia y valores reflejan la diversidad de visiones que enriquecieron la cita.

El Mural “Fidel por siempre”, realizado con madera recuperada de La Yaya, acompañó esta edición y le confirió una identidad visual representativa.

Investigación, arte y multimedialidad para homenajear al Comandante

No se puede hablar de historia de Cuba en los tiempos actuales, sin detenernos en el principal artífice de la Revolución, el Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz. Por ello, en el evento Histo-Sibanicú, como muestra de la mirada del pueblo a su propio devenir y el de la Patria, está presente también el homenaje a Fidel, cuando se acerca el segundo aniversario de su desaparición física.

“Fidel y la unidad en la Revolución”, resultó tema del segundo curso preevento, impartido por el Dr. C. Omelio Rivero Villavicencio, donde destacaba la continuidad del proceso revolucionario iniciado el 10 de octubre de 1868 y el papel de la unidad para lograr el triunfo, teniendo como guía el pensamiento fidelista de que “La unidad no se puede ver como una subordinación del pensamiento sino como una búsqueda de aquellos elementos que nos unen, que nos pueden llevar a un proyecto común.”

Fidel nos legó además a través de sus discursos y acciones una filosofía de la educación, de la política, de la ciencia, señalaba Rivero Villavicencio, a la par que destacaba el alcance universal, humanista, independentista, internacionalista y revolucionario de su pensamiento.

La enseñanza de la obra de la Revolución en la localidad, la educación de las nuevas generaciones en las ideas de Fidel y la formación de valores resultan tema central de algunas de las investigaciones presentadas, al igual que el análisis de las raíces en la formación del Partido Comunista de Cuba; el ideario político, educacional, económico y social de Fidel en torno a la sostenibilidad del medioambiente, las fincas agroecológicas y el papel del pueblo en la continuidad de la Revolución.

El evento es un punto de partida para transformar la realidad, precisaba el Dr. C. Amado Hilario Llanes, vicerrector de la Universidad de Camagüey en las conclusiones de la cita, de manera que las investigaciones presentadas se extiendan más allá y sirvan para la enseñanza y el rescate de la memoria histórica.

 

Fidel y la unidad en la Revolución

Por: Dr. C. Omelio Rivero Villavicencio

El pensamiento de Fidel Castro es, por su alcance universal, humanista, internacionalista, independentista y revolucionario. En el surgimiento y evolución de ese pensamiento incidieron múltiples factores objetivos, siendo el más significativo la práctica revolucionaria y las tradiciones libertarias acumuladas por casi 100 años de lucha en el país.

Al analizar la estructura político- social de Cuba a mediados del siglo XIX,  así como las fuerzas motrices que impulsaron al inicio de la Guerra de los Diez Años, Fidel Castro afirmó:

“La Cuba de aquellos años estaba terriblemente dividida en clases sociales (…) cuando en los demás pueblos de habla hispana había desaparecido ya la esclavitud hacía decena de años, en Cuba, con una población de algo más de un millón 200 mil habitantes, había casi 400 mil esclavos. ¡Un 30% de la población era esclava! ¡Formaba parte de las propiedades de las clases  dominantes! Otra parte importante de la población era española. Estaba integrada con la metrópoli que los dominaba y nos explotaba colonialmente. El resto de la población era cubana: los descendientes de antiguos conquistadores colonizadores españoles y los descendientes de antiguos esclavos.”

Atendiendo a las características antes expuestas ¿Quiénes podían iniciar aquella guerra independentista? ¿Con quiénes contar? La primera respuesta nos dice que no podían ser precisamente los esclavos. Estos se encontraban encadenados, encerrados en los barracones, sometidos a la peor opresión, sin acceso al estudio, sin acceso a las ideas y a la cultura política, sin ninguna prerrogativa social.

La segunda respuesta queda respondida con la primera, por supuesto que con los esclavos y campesinos como fuerza fundamental, la dirección de la lucha la asumirían los terratenientes e intelectuales, aquellos que pretendían realizar cambios políticos para obtener beneficios económicos tras varios años de luchas y enfrentamiento a la metrópolis por mejoras y reformas. La única solución viable lo era la lucha por la independencia de España.

Al respecto en 1978 Fidel expresaría:

“El sector social que podía enarbolar las ideas independentista, una vez fracasado el movimiento anexionista y el reformista, era aquel sector social económicamente poderoso que tenía acceso a las riquezas nacionales, al estudio y a la cultura. Y los representantes de aquel sector social fueron los que efectivamente, actuando de una manera progresiva y revolucionaria, iniciaron la lucha por la independencia.”

Como se afirmara en el Informe Central al Primer Congreso del PCC:

“…La primera guerra de independencia en 1868 (…) no comenzó, sin embargo, ni alcanzó su fuerza explosiva y de masas en las provincias donde estaba arraigada, donde era más poderosa y contaba con mayores intereses la clase esclavista, es decir, el occidente de Cuba, sino en las provincias y regiones del país donde los campesinos independientes eran más numerosos y el trabajo esclavo tenía un peso económico incomparablemente menor. La guerra arrastró tras sí a campesinos, artesanos y esclavos y despertó el patriotismo fervoroso de estudiantes, profesionales e intelectuales y del pueblo cubano en general, cuyo sentimiento nacional se hizo realidad concreta e irreversible en el propio fragor de la lucha contra el dominio de España.”

La realización de la Asamblea constituyente de Guáimaro fue un importante paso en el logro de la unidad. De sus resultados se han dado muchas valoraciones, Fidel siempre fue muy cuidadoso al enjuiciar los acontecimientos y hechos históricos destacando que:

“…pese a la pureza de principios, el patriotismo y la honradez de los cubanos, aquellas instituciones no marcharon, y en aquellas circunstancias no pudieron marchar tal como ellos lo habían concebido, tal como ellos lo habían idealizado”.

Se hacía imposible que en aquellas circunstancias de guerra, las instituciones republicanas pudieran funcionar adecuadamente. Surgieron discrepancias entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo, aunque en la realidad, y de acuerdo con la constitución, el poder supremo lo tenía la Cámara de Representantes, que podía nombrar y destituir al Presidente de la República, nombrar y destituir al general en Jefe, y tenía plenas atribuciones para intervenir en la marcha de la guerra.

Fidel, al referirse al proceso organizativo y de dirección de la Guerra del 68 reflexionaría:

 “En aquellos primeros momentos del inicio de la lucha revolucionaria en Cuba, empezaron a cumplirse infaliblemente las leyes de todo proceso revolucionario, empezaron a producirse las contradicciones, y comenzó el proceso de profundización y radicalización de las ideas revolucionarias que ha llegado hasta nuestros días.”

Y más adelante puntualizaría:

“Es conocida la historia de las divisiones en el exterior, que dificultaron y, por último, imposibilitaron el apoyo de la emigración a los cubanos levantados en armas. Y, sin embargo, nuestro pueblo haciendo increíbles sacrificios, soportando heroicamente el peso de aquella guerra, rebasando los momentos difíciles logró ir aprendiendo el arte de la guerra, fue construyendo un pequeño pero enérgico ejército que se abastecía de las armas de sus enemigos.”

Y refiriéndose a la calidad revolucionaria de estos humildes combatientes Fidel afirmó:

“Y empezaron a surgir del seno del pueblo más humilde (…) los patriotas más virtuosos, los combatientes más destacados, y así surgieron los hermanos Maceo, por citar el ejemplo que simboliza aquellos hombres extraordinarios.

Al referirse al final de la guerra Fidel expresa:

“Y al cabo de diez años aquella lucha heroica fue vencida no por las armas españolas, sino vencida por uno de los peores enemigos que tuvo siempre el proceso revolucionario cubano, vencida por las divisiones de los mismos cubanos, vencida por las discordias, vencida por los regionalismos, vencida por el caudillismo, es decir, ese enemigo que también fue un elemento constante en el proceso revolucionario, dio al traste con aquella lucha.”

Las etapas de luchas del siglo XIX cubano a criterio de Fidel requería de un orden y una disciplina unitaria que, como afirmara el 27 de agosto de 1959 mantuviera “… el orden, no por la fuerza, sino por la moral. La unidad no se puede ver como una subordinación del pensamiento sino como una búsqueda de aquellos elementos que nos unen, que nos pueden llevar a un proyecto común. En esto hay algo ético, muy constante, cuando él se ha separado del proyecto del 68, lo invitan a hablar un diez de octubre en una conmemoración y dice que no porque es mejor dejarse morir por las heridas antes de permitir que las vea el enemigo”.

Fidel, verdaderamente revolucionario

Aunque a lo largo de su adolescencia Fidel se destacó por una posición de justicia social y lucha contra toda ignominia, se hizo verdaderamente revolucionario en la Universidad de La Habana y se nutrió de todos esos elementos históricos del pasado que le permitieron realizar un análisis profundo de la historia de Cuba. Para la filosofía política de Fidel el valor unidad era básico, pero unidad quiere decir unidad entre lo diverso. La unidad es para sumar personas que pueden incluso divergir en otros aspectos pero no, en los principios. Para Fidel era necesario buscar lo que vincula, no lo que separa. Y así mismo lo expresaría más tarde en el concepto de Revolución cuando expresó que:

Fondo: José Raúl Rodríguez Robleda

En el juicio por los sucesos del Moncada, Fidel realiza su alegato La Historia me absolverá , donde convoca a la más amplia unidad antidictatorial que resistiese a la tiranía y condujese al pueblo a una multifacética rebeldía hasta lograr el triunfo. Trataba de lograr la unidad por la negación, aunque dentro de aquella unos buscasen retornar al estatus anterior mientras otros querían alcanzar un mundo mejor mediante la Revolución.

¿Cómo llega a ese concepto de la unidad por la negación? Para el genio político de Fidel la unidad por la negación la logra en todos los aspectos, pero su pensamiento unitario era amplio dándole la bienvenida en el seno de la nueva lucha a todos los que querían estar en contra de la tiranía sin importar credos, ni posiciones sociales. La política no sextario de Fidel en la lucha insurreccional le permitió aglutinar a su alrededor a lo mejor de la juventud, intelectuales, trabajadores y campesinado cubano.

El triunfo revolucionario de 1959 fue un momento importante para el pueblo cubano que había luchado por más de 50 años contra gobiernos corruptos y entreguistas. No obstante, no todo estaba logrado, desde el propio triunfo comenzaron a manifestarse brechas en la unidad de las fuerzas revolucionarias. Ello llevo a la dirección de la Revolución a la realización de un proceso unitario que se sustentaría en la integración de las fuerzas revolucionarias participantes en la lucha, proceso no exentó de contradicciones. El líder de la Revolución el 22 de marzo de 1962  expresó: “Uno de los problemas fundamentales (…) fue el sectarismo. Se puede decir que fue el error fundamental que apareció al calor de la lucha ideológica que se estaba librando.”

Todo esto dañó grandemente el proceso de integración pues como afirmara Fidel: “…no estábamos organizando un partido. Estábamos organizando una coyunda (…). No estábamos promoviendo una asociación libre de revolucionarios, sino un ejército de revolucionarios domesticados y amaestrados (…) lo cual no promovía una verdadera integración (…) y hacía que las fuerzas que tenían que integrarse, que tenían que fundirse, operaran como fuerzas no integradas, como fuerzas no fundidas.”

Al analizar estos acontecimientos y el pensamiento del Comandante en Jefe, es válido preguntarse: ¿Comprenderemos las actuales y futuras generaciones lo que legó Fidel Castro y su generación al unirse? ¿Entenderemos que la unidad dentro de la diversidad es vital?

Para Fidel la unidad plena era lo ideal, pero lo real es tratar de buscar y mantener la unidad como la única manera que tiene una Revolución, un pueblo, una nación de sobrevivir frente a todos los riesgos y frente a todos los peligros internos y externos. En eso el legado de Fidel nos tiene que seguir acompañando como un gran constructor de unidad.

La unidad monolítica del pueblo y su Revolución es dialéctica por lo que no se puede establecer un dogma sobre lo que es, porque cambia de acuerdo a las generaciones, los contextos externos e internos y por lo tanto, el legado de Fidel está en los métodos para conseguir esa unidad en la ética. No se puede construir una sociedad socialista si no se cuenta con suficiente capacidad autocrítica para reconocer nuestros errores. La ética de la verdad y de lo real es central. Hay que siempre tener en cuenta las posibilidades de hasta dónde se puede llegar en un momento dado.

Otro elemento importante es continuar intensificando a planos superiores la democratización. Al respecto en 1992, Fidel le expresaría al reconocido catedrático y periodista Ignacio Ramonet:

“Nosotros hemos encontrado nuestra forma de expresión de la democracia y creemos que es la que se ajusta de manera ideal a nuestras condiciones, y su eficacia ha sido mostrada a lo largo de más de 30 años, porque creo que ningún país habría podido resistir el bloqueo, las amenazas, las agresiones, los golpes tremendo que significaron el derrumbamiento del campo socialista y la desaparición de la Unión Soviética, si no existiera un pueblo consciente, un pueblo unido y no fragmentado en mil pedazos. Por eso para nosotros la unidad es cuestión fundamental”.

Hoy más que nunca el pueblo cubano está claro del papel que le ha tocado vivir en los momentos actuales, del papel glorioso y duro en la construcción de una sociedad más justa, al respecto en 1990 afirmaría Fidel: “La unidad del pueblo, ¡eso es lo más sagrado y el arma número uno de la Revolución!, requisito sine qua non para ganar la batalla de la construcción del socialismo en estas condiciones”.

Fotos tomadas de Internet

Importante

La Dirección de la Cátedra para el estudio de la vida y obra de Fidel Castro por este medio está citando para el próximo día 28 de septiembre a las 9. 30 a.m. en el salón de la Vicerectoría Primera a todos sus miembros con el objetivo de realizar el Pleno de la Cátedra.

El orden del día se lo haremos llegar en los próximos días.

 

 Estudiar el pensamiento de Fidel, un homenaje de corazón

Recordar a Fidel es hacer eterno el legado del Comandante, de ese ser humano único que tanto nos enseñó y nos inspira. Para rememorarlo la mejor manera es hacer realidad sus ideas, llevar adelante sus valiosas enseñanzas. Así lo recordamos hoy en la Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz”.

En las palabras de los estudiantes, del secretario del núcleo del Partido en el centro, MsC. Alfredo Carbonell Leyva; de los profesores Dr. Omelio Rivero Villavicencio y MsC. Noel Manzanares, secretario y presidente de la Cátedra Honorífica de Estudio del Pensamiento y la Obra de “Fidel Castro Ruz”, vibró el homenaje al Comandante.

En el Salón Mendive de la UC se recordó la obra del líder histórico de la Revolución Cubana, pero sobre todo, se resaltó la vigencia de su pensamiento, de sus aportes a la educación desde la Campaña de Alfabetización, cumpliendo el Programa del Moncada; a la necesidad de desarrollar una pedagogía científica y en la formación integral del estudiante.

Estudiantes de Derecho presentaron investigaciones sobre el pensamiento de Fidel en relación con las ciencias jurídicas, con su carrera y su vida universitaria, pues como él mismo decía en la Universidad se hizo revolucionario y además un análisis al Alegato de Autodefensa “La Historia me absolverá”, realizado por la estudainte de tercer año de Derecho, Darlety Mckenzie.Jóvenes de las carreras de Ciencias Agropecuarias, Contabilidad e Ingeniería Civil se refirieron a los puntos de contacto del ideario fidelista con sus estudios y labor como futuros profesionales, mientras que Rosemary Sotolongo, de quinto año de Historia, destacó la vigencia del pensamiento del Apóstol en Fidel.

Por su parte, Angel Ojeda Bencomo y Nosdarí Peña Aguilar, estudiantes del IPVCE “Máximo Gómez Báez” también asistieron al encuentro y ofrecieron su sentir, sintetizado en un poema compuesto por ellos mismos.Voces orgullosas de su patria, de su generación y de la Revolución, estudiantes de la Universidad de Camagüey rindieron sencillo pero sincero homenaje al Comandante en Jefe, reafirmando y destacando con sus estudios e investigaciones la vigencia del ideario de Fidel.

22 de noviembre de 2017

NOTA INFORMATIVA

Dr. C. Omelio Rivero Villavicencio. Secretario de la Cátedra

El próximo día 24 de noviembre en el Salón Mendive de la Sede José Martí se efectuará el Taller “Fidel Castro y los estudiantes” el que tendrá como finalidad profundizar en el legado del Líder de la Revolución en las carreras de la Universidad de Camagüey y preservar para las actuales y futuras generaciones el legado de Fidel.

22 de noviembre de 2017

Noel Manzanares Blanco

Fidel Castro mira la Revolución de Octubre

http://www.cubainformacion.tv/index.php/la-columna/249-noel-manzanares-blanco/76994-fidel-castro-mira-la-revolucion-de-octubre

Martes, 07 de Noviembre de 2017

En el sesenta aniversario del extraordinario acontecimiento protagonizado por las masas populares en Rusia en 1917, alertó las condiciones en que podía ser derrotado

Por Noel Manzanares Blanco

La Universidad de Guantánamo, en el oriente de Cuba, será escenario del Evento Científico Nacional: El pensamiento de Fidel Castro en la contemporaneidad, a desarrollarse los venideros días 16, 17 y 18 de Noviembre, convocado por nuestro Ministerio de Educación Superior, su Dirección de Marxismo-Leninismo e Historia y la Cátedra Honorífica para el estudio del pensamiento y obra de Fidel Castro Ruz. En la oportunidad, presentaré el resultado de mis indagaciones en ese orden de ideas.

A modo de adelanto, resalto que se trata de la sistematización que he realizado sobre el Magisterio de Fidel Castro en su acercamiento al suceso de mayor impacto internacional en el siglo XX, en aras de generalizarlo ante el estudio de lo concerniente a la Revolución de Octubre, de acuerdo con la pesquisa/divulgación que he realizado. Para ello, parto del pensamiento fidelista reflejado en sus propias palabras en una estructura contentiva de temáticas interrelacionadas y asumidas desde el ángulo histórico-lógico como expresión del empleo de la Dialéctica: la influencia del Leninismo en el Líder de la Revolución Cubana; el apoyo decisivo brindado por los soviéticos a la Revolución Cubana, más allá de la Crisis de Octubre; su percepción del caso Stalin; las causas del derrumbe del Octubre de 1917; y la vitalidad del trascendental acontecimiento.

Considero que el resultado de este empeño sirve de premisa para desmontar adulteraciones en torno a dicho suceso y, por ende, para enriquecer su examen historiográfico; al paso que recomiendo tener en cuenta tal estructura para el examen del devenir de esta Revolución en perspectiva y retrospectiva. No obstante, en esta ocasión grosso modo comparto con mis lectores/as lo concerniente al derrumbe del Octubre de 1917 y su vitalidad a tono con el verbo fidelista.

Parto de que en fecha tan temprana como Noviembre de 1977 y al calor del 60 cumpleaños de la Revolución de Octubre, Fidel alertó:

“Desde el momento en que ya la Revolución triunfa, el Partido se crea y empieza a actuar como dirigente de la sociedad, es absolutamente imposible la derrota de la Revolución.  De modo que la Revolución necesita del Partido, no solo para conquistar el poder; lo necesita para consolidarse, lo necesita para construir el socialismo, lo necesita, en definitiva, para evitar la derrota” —las negritas son mías (1).

Es decir, para el Eterno Comandante en Jefe de nuestra Revolución (2) el Partido dirigente en la construcción del Socialismo tenía/tiene que edificar la irreversibilidad del proceso revolucionario, so pena de entregar la emancipación popular a los designios del Capital. Y así aconteció, para desgracias de los pueblos soviéticos y las grandes mayorías de los habitantes del planeta.

Actualmente, se conocen detalles de cómo tuvo lugar este desenlace. Gorbachov reconoció públicamente su responsabilidad en la desaparición de la Unión Soviética. Dijo: “De yo haber proclamado entonces el objetivo final, me hubieran derrocado inmediatamente” —más, al sopesar que el 77% de los soviéticos estaba a favor de la conservación de la Unión y solo un 22% en contra (3). En tal empeño, “el magnate financiero George Soros y la CIA ayudaron a Gorbachov” (4).

Queda desagregado del azar, pues, que el Compañero Fidel planteara el 26 de Julio de 1992 (5):

“[…] Y hay que decir que mucha gente trabajó de manera consciente para asesinar el socialismo, y a esa gente se le crearon las condiciones ideales para asesinar el socialismo. Fue una conspiración, una gran conjura del imperialismo, con el apoyo interno; la conspiración imperialista tuvo apoyo interno para asesinar el socialismo. Es decir, el socialismo no muere a consecuencia de sus errores, muere a consecuencia de que lo asesinaron. Hay que estar muy claro en eso”. “El socialismo no muere de muerte natural, muere asesinado por la espalda; el socialismo muere además por la incapacidad de defensa de sus partidos y de sus líderes” —tesis explicitada un tanto más en su conversación con Tomás Borge (6).

De paso, advierto que en el ejercicio de meditar sobre qué estaba sucediendo en la antigua Unión Soviética bajo la conducción de Gorbachov, previamente en Camagüey, tres años anterior a ese planteamiento, el propio Fidel sentenció (7):

“Tenemos que ser más realistas que nunca. Pero tenemos que hablar, tenemos que advertir al imperialismo que no se haga tantas ilusiones con relación a nuestra Revolución y con relación a la idea de que nuestra Revolución no pudiera resistir si hay una debacle en la comunidad socialista; porque si mañana o cualquier día nos despertáramos con la noticia de que se ha creado una gran contienda civil en la URSS, o, incluso, que nos despertáramos con la noticia de que la URSS se desintegró, cosa que esperamos que no ocurra jamás, ¡aun en esas circunstancias Cuba y la Revolución Cubana seguirían luchando y seguirían resistiendo!” —un juicio que amplió el 28 de Enero siguiente al clausurar el XVI Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (8).

Sin embargo, para el Líder de la Revolución Cubana la alegría que albergó el capitalismo tras la caída de Moscú no estaba destinada a acompañar a la burguesía por siempre. Así, ante la pregunta que sigue realizara Federico Mayor “¿la palabra «socialismo» acaso tiene sentido todavía?”, Fidel respondió: “Hoy estoy más convencido que nunca de que tiene gran sentido”. “No ha llegado el fin de la historia como algunos eufóricos ilusos imaginaron. Ahora es realmente cuando quizás comience” —más con su brújula presente en el denominado Concepto de Revolución (10).

Por tanto, de la mirada de Fidel Castro a la Revolución de Octubre significo cómo de lo que él expresó en el sesenta aniversario del extraordinario acontecimiento protagonizado por las masas populares en Rusia en 1917 salta a la vista su alerta en el sentido de que las condiciones en que podía ser derrotado el Socialismo transitaba por la calidad o flaqueza de su Partido dirigente, de su liderazgo. He aquí un Magisterio para los pueblos que luchan y seguramente vencerán en el combate por un mundo sin la opresión del capitalismo.

Referencias:

1.- http://www.fidelcastro.cu/es/entrevistas/entrevista-concedida-la-television-sovietica-al-conmemorarse-el-60-aniversario-de-la.

2.- http://cubainformacion.tv/index.php/la-columna/249-noel-manzanares-blanco/72004-ifidel-vivira-por-siempre.

3.- http://canarias-semanal.org/not/18262/gorbachov-reconoce-publicamente-su-responsabilidad-en-la-desaparicion-de-la-urss/.

4.- http://cubainformacion.tv/index.php/la-columna/255-arthur-gonzalez-heraldo-cubano/76329-se-abre-paso-la-verdad-sobre-la-caida-de-lanurss.

5.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1992/esp/f040492e.html.

6.- https://elsudamericano.files.wordpress.com/2015/09/36-fidel-borge-coleccic3b3n.pdf.

7.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1989/esp/f260789e.html.

8.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1990/esp/f280190e.html.

9.- http://www.fidelcastro.cu/es/entrevistas/el-socialismo-tiene-mas-sentido-que-nunca-entrevista-con-federico-mayor-zaragoza.

10.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/2000/esp/f010500e.html.

Nota: el autor es el Presidente de la Cátedra Honorífica de Estudio del Pensamiento y Obra de Fidel Castro Ruz en la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz, Cuba.

E-mail: noel.manzanares@reduc.edu.cu

22 de noviembre de 2017

Noel Manzanares Blanco

Fidel Castro en la Universidad de Guantánamo

http://www.cubainformacion.tv/index.php/la-columna/249-noel-manzanares-blanco/77134-fidel-castro-en-la-universidad-de-guantanamo

Martes, 21 de Noviembre de 2017

Resulta consustancial a su pensamiento que la obra construida a partir de la Revolución de Octubre pertenece a la Historia y al porvenir

Por Noel Manzanares Blanco

La Casa de Altos Estudios de Guantánamo, en el oriente de Cuba, se convirtió en escenario del Evento Científico Nacional: El pensamiento de Fidel Castro en la contemporaneidad, entre el 16, 17 y 18 de Noviembre últimos, convocado por nuestro Ministerio de Educación Superior, su Dirección de Marxismo-Leninismo e Historia y la Cátedra Honorífica para el Estudio del Pensamiento y Obra de Fidel Castro Ruz (1). Doy fe de la calidad de los debates que se concretaron en esa oportunidad al amparo de organización y hospitalidad.

Como adelanté en “Fidel Castro mira la Revolución de Octubre” el pasado 7 de Noviembre (2), para la ocasión presenté una ponencia que refleja mi sistematización del Magisterio del Líder Eterno de la Revolución Cubana (3) en su acercamiento al suceso de mayor impacto internacional en el siglo XX, de acuerdo con mi experiencia docente, investigativa y de divulgación. Para ello, me apoyé en sus propias palabras.

A continuación, comparto las principales tesis del trabajo que expuse.  Pienso que ellas son susceptibles de ser asumidas en la interrelación de una respecto a las demás:

  • El proceso que desencadenó la Revolución de Octubre, constituye un referente para confirmar que ante el devenir de la Historia los pueblos deben aprender de sus virtudes y defectos para potenciar fortalezas y disminuir debilidades —so pena de revivir los peores momentos de fenómenos tan trascendentales como el de marras (4 y 5). Fidel Castro es un Maestro en ello.
  • Si tenemos en cuenta que el Líder de la Revolución Cubana al calor del juicio por el Asalto al Moncada dijo: “Sí, nosotros leemos a Lenin, y quien no lea a Lenin es un ignorante”, entonces se comprende que para él es inmensa la valía que tuvo/tiene el pensamiento del gran estadista soviético para encarar la Revolución de Octubre en sus diversas aristas y, con ello, estar en condiciones de aplicar sus enseñanzas a la práctica revolucionaria y combatir desmanes y tergiversaciones de enemigos de los pueblos (6).
  • La fuerza del aporte de la Unión Soviética a escala internacional —sobre todo ante la defensa/enriquecimiento de la Patria de Martí— reviste tal magnitud que el desacuerdo entre Moscú y La Habana al calor de la Crisis de Octubre ni remotamente opaca que los vínculos URSS-Cuba fueron de interés mutuo, particularmente para isla caribeña. Ello constituye eco de un balance que permaneció siempre en Fidel Castro —relativamente encarado el asunto (7 y 8).
  • Ante diferentes ángulos de mira respecto a la figura de José Stalin —incluyendo la acusación de stalinismo en la Revolución Cubana—, emerge la valoración fidelista según la cual el capitán de la Guerra Patria cometió errores muy grandes asociados a su carácter y su desconfianza extrema, y aciertos en similar magnitud como la reconstrucción del país; reconociendo el divorcio del proyecto revolucionario cubano con lo se denominó culto a la personalidad al estilo stalinista (9 y 10).
  • El juicio de Fidel Castro frente al proceso de derrumbe del socialismo de corte soviético tiene por presupuesto su percepción apoyada en el papel del Partido dirigente tanto para conquistar el poder como para evitar perder la construcción de la nueva obra, pues una vanguardia ideo-política auténtica aprende de sus limitaciones objetivas dadas por su inexperiencia y rectifica errores a la usanza revolucionaria —la marcada diferencia entre la Perestroika de Gorbachov y nuestro Proceso de Rectificación (11, 12, 13, 14, 15 y 16).
  • La fuerza del ejemplo de la Revolución de Octubre condujo a que el Comandante en Jefe sostuviera reiteradamente que el devenir estaba reservado a la edificación del Socialismo; que ello cobraba cada vez más vida a partir del desastre creciente provocado por el capitalismo; y que nuestra capacidad de resistencia/creación —al tiempo que muestra del mayor Internacionalismo protagonizado por Cuba desde finales de la centuria anterior— se convertía en prueba fehaciente de la vitalidad del acontecimiento trascendental de 1917 (17, 18 y 19).

Es tangible, pues, que resulta consustancial al pensamiento de Fidel Castro que la obra construida en el antiguo imperio de los Zares a partir de la segunda década del siglo XX con su impronta hacia su interior y a escala internacional en beneficio de las grandes mayorías, en su justa medida, pertenece a la Historia y al porvenir. Y, por tanto, asevero que el resultado de la pesquisa aquí compartida sirve de premisa para desmontar adulteraciones en torno al suceso en cuestión y, por ende, para enriquecer su examen historiográfico (20).

Referencias:

1.- http://www.venceremos.cu/guantanamo-noticias/11527-destacan-proyeccion-actual-y-futura-de-pensamiento-revolucionario-de-fidel.

2.- http://www.cubainformacion.tv/index.php/la-columna/249-noel-manzanares-blanco/76994-fidel-castro-mira-la-revolucion-de-octubre.

3.- http://cubainformacion.tv/index.php/la-columna/249-noel-manzanares-blanco/72004-ifidel-vivira-por-siempre.

4.- http://kaosenlared.net/rusia-frutos-y-retroceso-en-la-revolucion-de-lenin/.

5.- http://www.cubainformacion.tv/index.php/la-columna/249-noel-manzanares-blanco/76968-revolucion-de-octubre-una-ensenanza-en-su-centenario.

6.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1972/esp/f221272e.html.

7.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1963/esp/f280463e.html.

8.- http://2014.kaosenlared.net/component/k2/34887-remembranza-de-la-crisis-de-octubre*.

9.- https://elsudamericano.files.wordpress.com/2015/09/36-fidel-borge-coleccic3b3n.pdf.

10.- http://www.nabilkhalil.org/spanish/cienhorascap17.html.

11.- http://www.fidelcastro.cu/es/entrevistas/entrevista-concedida-la-television-sovietica-al-conmemorarse-el-60-aniversario-de-la.

12.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1989/esp/f260789e.html.

13.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1990/esp/f280190e.html.

14.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1991/esp/f260791e.html.

15.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1992/esp/f040492e.html.

16.- http://www.fidelcastro.cu/es/documentos/informe-central-presentado-al-iii-congreso-del-partido-comunista-.

17.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1976/esp/f250276e.html.

18.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1992/esp/f120692e.html.

19.-  http://www.fidelcastro.cu/es/entrevistas/el-socialismo-tiene-mas-sentido-que-nunca-entrevista-con-federico-mayor-zaragoza.

20.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/2000/esp/f010500e.html.

Nota: el autor es el Presidente de la Cátedra Honorífica de Estudio del Pensamiento y Obra de Fidel Castro Ruz en la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz, Cuba.

E-mail: noel.manzanares@reduc.edu.cu

22 de noviembre de 2017

Noel Manzanares Blanco

Fidel Castro mira la Revolución de Octubre

http://www.cubainformacion.tv/index.php/la-columna/249-noel-manzanares-blanco/76994-fidel-castro-mira-la-revolucion-de-octubre

Martes, 07 de Noviembre de 2017

En el sesenta aniversario del extraordinario acontecimiento protagonizado por las masas populares en Rusia en 1917, alertó las condiciones en que podía ser derrotado

Por Noel Manzanares Blanco

La Universidad de Guantánamo, en el oriente de Cuba, será escenario del Evento Científico Nacional: El pensamiento de Fidel Castro en la contemporaneidad, a desarrollarse los venideros días 16, 17 y 18 de Noviembre, convocado por nuestro Ministerio de Educación Superior, su Dirección de Marxismo-Leninismo e Historia y la Cátedra Honorífica para el estudio del pensamiento y obra de Fidel Castro Ruz. En la oportunidad, presentaré el resultado de mis indagaciones en ese orden de ideas.

A modo de adelanto, resalto que se trata de la sistematización que he realizado sobre el Magisterio de Fidel Castro en su acercamiento al suceso de mayor impacto internacional en el siglo XX, en aras de generalizarlo ante el estudio de lo concerniente a la Revolución de Octubre, de acuerdo con la pesquisa/divulgación que he realizado. Para ello, parto del pensamiento fidelista reflejado en sus propias palabras en una estructura contentiva de temáticas interrelacionadas y asumidas desde el ángulo histórico-lógico como expresión del empleo de la Dialéctica: la influencia del Leninismo en el Líder de la Revolución Cubana; el apoyo decisivo brindado por los soviéticos a la Revolución Cubana, más allá de la Crisis de Octubre; su percepción del caso Stalin; las causas del derrumbe del Octubre de 1917; y la vitalidad del trascendental acontecimiento.

Considero que el resultado de este empeño sirve de premisa para desmontar adulteraciones en torno a dicho suceso y, por ende, para enriquecer su examen historiográfico; al paso que recomiendo tener en cuenta tal estructura para el examen del devenir de esta Revolución en perspectiva y retrospectiva. No obstante, en esta ocasión grosso modo comparto con mis lectores/as lo concerniente al derrumbe del Octubre de 1917 y su vitalidad a tono con el verbo fidelista.

Parto de que en fecha tan temprana como Noviembre de 1977 y al calor del 60 cumpleaños de la Revolución de Octubre, Fidel alertó:

“Desde el momento en que ya la Revolución triunfa, el Partido se crea y empieza a actuar como dirigente de la sociedad, es absolutamente imposible la derrota de la Revolución.  De modo que la Revolución necesita del Partido, no solo para conquistar el poder; lo necesita para consolidarse, lo necesita para construir el socialismo, lo necesita, en definitiva, para evitar la derrota” —las negritas son mías (1).

Es decir, para el Eterno Comandante en Jefe de nuestra Revolución (2) el Partido dirigente en la construcción del Socialismo tenía/tiene que edificar la irreversibilidad del proceso revolucionario, so pena de entregar la emancipación popular a los designios del Capital. Y así aconteció, para desgracias de los pueblos soviéticos y las grandes mayorías de los habitantes del planeta.

Actualmente, se conocen detalles de cómo tuvo lugar este desenlace. Gorbachov reconoció públicamente su responsabilidad en la desaparición de la Unión Soviética. Dijo: “De yo haber proclamado entonces el objetivo final, me hubieran derrocado inmediatamente” —más, al sopesar que el 77% de los soviéticos estaba a favor de la conservación de la Unión y solo un 22% en contra (3). En tal empeño, “el magnate financiero George Soros y la CIA ayudaron a Gorbachov” (4).

Queda desagregado del azar, pues, que el Compañero Fidel planteara el 26 de Julio de 1992 (5):

“[…] Y hay que decir que mucha gente trabajó de manera consciente para asesinar el socialismo, y a esa gente se le crearon las condiciones ideales para asesinar el socialismo. Fue una conspiración, una gran conjura del imperialismo, con el apoyo interno; la conspiración imperialista tuvo apoyo interno para asesinar el socialismo. Es decir, el socialismo no muere a consecuencia de sus errores, muere a consecuencia de que lo asesinaron. Hay que estar muy claro en eso”. “El socialismo no muere de muerte natural, muere asesinado por la espalda; el socialismo muere además por la incapacidad de defensa de sus partidos y de sus líderes” —tesis explicitada un tanto más en su conversación con Tomás Borge (6).

De paso, advierto que en el ejercicio de meditar sobre qué estaba sucediendo en la antigua Unión Soviética bajo la conducción de Gorbachov, previamente en Camagüey, tres años anterior a ese planteamiento, el propio Fidel sentenció (7):

“Tenemos que ser más realistas que nunca. Pero tenemos que hablar, tenemos que advertir al imperialismo que no se haga tantas ilusiones con relación a nuestra Revolución y con relación a la idea de que nuestra Revolución no pudiera resistir si hay una debacle en la comunidad socialista; porque si mañana o cualquier día nos despertáramos con la noticia de que se ha creado una gran contienda civil en la URSS, o, incluso, que nos despertáramos con la noticia de que la URSS se desintegró, cosa que esperamos que no ocurra jamás, ¡aun en esas circunstancias Cuba y la Revolución Cubana seguirían luchando y seguirían resistiendo!” —un juicio que amplió el 28 de Enero siguiente al clausurar el XVI Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (8).

Sin embargo, para el Líder de la Revolución Cubana la alegría que albergó el capitalismo tras la caída de Moscú no estaba destinada a acompañar a la burguesía por siempre. Así, ante la pregunta que sigue realizara Federico Mayor “¿la palabra «socialismo» acaso tiene sentido todavía?”, Fidel respondió: “Hoy estoy más convencido que nunca de que tiene gran sentido”. “No ha llegado el fin de la historia como algunos eufóricos ilusos imaginaron. Ahora es realmente cuando quizás comience” —más con su brújula presente en el denominado Concepto de Revolución (10).

Por tanto, de la mirada de Fidel Castro a la Revolución de Octubre significo cómo de lo que él expresó en el sesenta aniversario del extraordinario acontecimiento protagonizado por las masas populares en Rusia en 1917 salta a la vista su alerta en el sentido de que las condiciones en que podía ser derrotado el Socialismo transitaba por la calidad o flaqueza de su Partido dirigente, de su liderazgo. He aquí un Magisterio para los pueblos que luchan y seguramente vencerán en el combate por un mundo sin la opresión del capitalismo.

Referencias:

1.- http://www.fidelcastro.cu/es/entrevistas/entrevista-concedida-la-television-sovietica-al-conmemorarse-el-60-aniversario-de-la.

2.- http://cubainformacion.tv/index.php/la-columna/249-noel-manzanares-blanco/72004-ifidel-vivira-por-siempre.

3.- http://canarias-semanal.org/not/18262/gorbachov-reconoce-publicamente-su-responsabilidad-en-la-desaparicion-de-la-urss/.

4.- http://cubainformacion.tv/index.php/la-columna/255-arthur-gonzalez-heraldo-cubano/76329-se-abre-paso-la-verdad-sobre-la-caida-de-lanurss.

5.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1992/esp/f040492e.html.

6.- https://elsudamericano.files.wordpress.com/2015/09/36-fidel-borge-coleccic3b3n.pdf.

7.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1989/esp/f260789e.html.

8.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1990/esp/f280190e.html.

9.- http://www.fidelcastro.cu/es/entrevistas/el-socialismo-tiene-mas-sentido-que-nunca-entrevista-con-federico-mayor-zaragoza.

10.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/2000/esp/f010500e.html.

Nota: el autor es el Presidente de la Cátedra Honorífica de Estudio del Pensamiento y Obra de Fidel Castro Ruz en la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz, Cuba.

E-mail: noel.manzanares@reduc.edu.cu

Noel Manzanares Blanco – Cubainformación.-

La comunidad científica de Camagüey, particularmente su principal Casa de Altos Estudios, este 20 de Septiembre —y en el año de su Aniversario 50— incorporó a su rico historial académico un resultado trascendental: el acto de defensa de la Tesis de Doctorado en Ciencias de la Educación en la especialidad de Filosofía de la Educación de Omelio Jesús Rivero Villavicencio, Profesor de Filosofía en nuestra Universidad, acerca del estudio del pensamiento de Fidel Castro sobre educación en el ámbito de la medicina insertado en el programa ramal del Ministerio de Educación Superior.

Como expuse en la primera versión de este título (1), hasta la investigación emprendida por Omelio Jesús y a pesar de la incesante preocupación de docentes e investigadores/as por los análisis del pensamiento del Compañero Fidel, existía un vacío reflejado en los términos siguientes: la filosofía de la educación presente en su pensamiento político sobre la formación de médicos, no había materializado una sistematicidad al valorar su significación actual dentro de las Ciencias Médicas en Cuba.

Con tal presupuesto, Rivero Villavicencio se propuso y logró dar una respuesta atinada y sólidamente argumentada a la pregunta que continúa: ¿Cuáles son las ideas del pensamiento político de Fidel Castro en lo referido a la formación médica cubana de 1959 a 1982 que constituyen aportes a la filosofía de la educación?

En este orden de ideas, el Profesor en causa resalta que una de las vías para dar solución a los problemas de la Salud pública en la Mayor de las Antillas fue la formación de nuevos médicos, priorizando la selección de estos sobre la base de las condiciones políticas y sociales acorde con sus funciones en la nueva sociedad y con las perspectivas generadas por el triunfo revolucionario en Cuba el 1ro. de Enero de 1959.

Asimismo, destaca cómo para el Líder de la Revolución Cubana preparar a los estudiantes de la carrera de medicina constituyó un reto, por lo que era del criterio de que durante su formación debería primar la calidad para lograr que una vez graduados tuvieran competitividad en correspondencia con los últimos adelantos científicos con fines profilácticos, la cura de las dolencias humanas y el alivio a los pacientes aquejados de enfermedades incurables.

Además, acota cómo a instancia de la percepción fidelista el principio de la práctica pre profesional fue recogido en los modelos formativos elaborados entre 1962 y 1982 estableciéndose la conformación de una disciplina principal integradora, cuya extensión abarca todos los años de la carrera, centrada en el objeto de trabajo de la profesión. Es que para el Conductor de la construcción nuestro Socialismo la esencia del trabajo educativo al respecto radica en elevar la eficiencia y la calidad de la educación de los futuros médicos.

Por mi parte, significo la valía del empeñó de Omelio Jesús Rivero Villavicencio a través de que la novedad científica de los resultados de la investigación que él presenta radica en que enriquece los conocimientos que se tienen sobre el pensamiento filosófico educacional del Fidel Castro en la formación médica en Cuba en la etapa seleccionada, incluyendo la concepción estudio-trabajo legada por José Martí, nuestro Héroe Nacional, aspecto magistralmente asumido y enriquecido por nuestro Eterno Comandante en Jefe (2).

No obstante, quizás lo más significativo al respecto es no solo el hecho de que en una sesión efectuada en la Universidad de La Habana el Tribunal de Filosofía que evaluó el trabajo que comento decidió unánimemente otorgarle a su autor el Título de Doctor en Ciencias Filosíficas sino también que el ejercicio académico de marras es merecedor de un par de propuestas: considerarlo como uno de los mejores defendidos este año y como candidato a Premio en el área de las Ciencias Sociales y Humanísticas en el territorio nacional.

Así, estamos en presencia de un homenaje póstumo a Fidel Alejandro Castro Ruz —síntesis enriquecida de lo mejor de las ideas de nuestros Padres fundadores, Héroes y Mártires de la Patria, y de los Próceres de la Humanidad— emanado del esfuerzo, perseverancia y rigor científico del colega Villavicencio.

He aquí algunos elementos de juicios que —al amparo de las limitaciones que impone una nota acerca de una Tesis de Doctorado— me permiten ennoblecer la investigación científica en cuestión y acreditar en consecuencia: Fidel es el indiscutible Filósofo de la Medicina Cubana actual y porvenir. ¡Enhorabuena!

Refrenccia:

1.- http://kaosenlared.net/fidel-filosofo-de-la-medicina-cubana/.

2.- http://cubainformacion.tv/index.php/la-columna/249-noel-manzanares-blanco/72004-ifidel-vivira-por-siempre.

Declaración del Gobierno Revolucionario
Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o empleando métodos más sutiles, estará condenada al fracaso
Autor: Granma | internet@granma.cu
16 de junio de 2017 19:06:41
El 16 de junio de 2017, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en un discurso cargado de una retórica hostil, que rememoró los tiempos de la confrontación abierta con nuestro país, pronunciado en un teatro de Miami, anunció la política de su gobierno hacia Cuba que revierte avances alcanzados en los dos últimos años, después que el 17 de diciembre de 2014 los presidentes Raúl Castro Ruz y Barack Obama dieran a conocer la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas e iniciar un proceso hacia la normalización de los vínculos bilaterales.
En lo que constituye un retroceso en las relaciones entre los dos países, Trump pronunció un discurso y firmó en el propio acto una directiva de política denominada “Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba” disponiendo la eliminación de los intercambios educacionales “pueblo a pueblo” a título individual y una mayor fiscalización de los viajeros estadounidenses a Cuba, así como la prohibición de las transacciones económicas, comerciales y financieras de compañías norteamericanas con empresas cubanas vinculadas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias y los servicios de inteligencia y seguridad, todo ello con el pretendido objetivo de privarnos de ingresos. El mandatario estadounidense justificó esta política con supuestas preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos en Cuba y la necesidad de aplicar rigurosamente las leyes del bloqueo, condicionando su levantamiento, así como cualquier mejoría en las relaciones bilaterales, a que nuestro país realice cambios inherentes a su ordenamiento constitucional.
Trump derogó asimismo la Directiva Presidencial de Política “Normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba”, emitida por el presidente Obama el 14 de octubre de 2016, la cual aunque no ocultaba el carácter injerencista de la política estadounidense, ni el objetivo de hacer avanzar sus intereses en la consecución de cambios en el orden económico, político y social de nuestro país, había reconocido la independencia, la soberanía y la autodeterminación de Cuba y al gobierno cubano como un interlocutor legítimo e igual, así como los beneficios que reportaría a ambos países y pueblos una relación de convivencia civilizada dentro de las grandes diferencias que existen entre los dos gobiernos. También admitía que el bloqueo era una política obsoleta y que debía ser eliminado.
Nuevamente el Gobierno de los Estados Unidos recurre a métodos coercitivos del pasado, al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo, en vigor desde febrero de 1962, que no solo provoca daños y privaciones al pueblo cubano y constituye un innegable obstáculo al desarrollo de nuestra economía, sino que afecta también la soberanía y los intereses de otros países, concitando el rechazo internacional.
Las medidas anunciadas imponen trabas adicionales a las muy restringidas oportunidades que el sector empresarial estadounidense tenía para comerciar e invertir en Cuba.
A su vez, restringen aún más el derecho de los ciudadanos estadounidenses de visitar nuestro país, ya limitado por la obligación de usar licencias discriminatorias, en momentos en que el Congreso de los Estados Unidos, como reflejo del sentir de amplios sectores de esa sociedad, reclama no solo que se ponga fin a la prohibición de viajar, sino también que se eliminen las restricciones al comercio con Cuba.
Los anuncios del presidente Trump contradicen el apoyo mayoritario de la opinión pública estadounidense, incluyendo el de la emigración cubana en ese país, al levantamiento total del bloqueo y a las relaciones normales entre Cuba y los Estados Unidos.
En su lugar, el Presidente estadounidense, otra vez mal asesorado, toma decisiones que favorecen los intereses políticos de una minoría extremista de origen cubano del estado de Florida, que por motivaciones mezquinas no desiste de su pretensión de castigar a Cuba y a su pueblo, por ejercer el derecho legítimo y soberano de ser libre y haber tomado las riendas de su propio destino.
Posteriormente haremos un análisis más profundo del alcance y las implicaciones de este anuncio.
El Gobierno de Cuba denuncia las nuevas medidas de endurecimiento del bloqueo, que están destinadas a fracasar como se ha demostrado repetidamente en el pasado, y que no lograrán su propósito de debilitar a la Revolución ni doblegar al pueblo cubano, cuya resistencia a las agresiones de cualquier tipo y origen ha sido probada a lo largo de casi seis décadas.
El Gobierno de Cuba rechaza la manipulación con fines políticos y el doble rasero en el tratamiento del tema de los derechos humanos. El pueblo cubano disfruta de derechos y libertades fundamentales, y exhibe logros de los que se siente orgulloso y que son una quimera para muchos países del mundo, incluyendo a los propios Estados Unidos, como el derecho a la salud, la educación, la seguridad social, el salario igual por trabajo igual, los derechos de los niños, y el derecho a la alimentación, la paz y al desarrollo. Con sus modestos recursos, Cuba ha contribuido también a la mejoría de los derechos humanos en muchos lugares del mundo, a pesar de las limitaciones que le impone su condición de país bloqueado.
Los Estados Unidos no están en condiciones de darnos lecciones. Tenemos serias preocupaciones por el respeto y las garantías de los derechos humanos en ese país, donde hay numerosos casos de asesinatos, brutalidad y abusos policiales, en particular contra la población afroamericana; se viola el derecho a la vida como resultado de las muertes por armas de fuego; se explota el trabajo infantil y existen graves manifestaciones de discriminación racial; se amenaza con imponer más restricciones a los servicios de salud, que dejarían a 23 millones de personas sin seguro médico; existe la desigualdad salarial entre hombres y mujeres; se margina a emigrantes y refugiados, en particular los procedentes de países islámicos; se pretende levantar muros que denigran a vecinos; y se abandonan los compromisos internacionales para preservar el medio ambiente y enfrentar el cambio climático.
Asimismo, son motivo de preocupación las violaciones de los derechos humanos cometidas por los Estados Unidos en otros países, como las detenciones arbitrarias de decenas de presos en el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo en Cuba, donde incluso se ha torturado; las ejecuciones extrajudiciales y las muertes de civiles causadas por bombas y el empleo de drones; y las guerras desatadas contra diversos países como Irak, sustentadas en mentiras sobre la posesión de armas de exterminio masivo, con consecuencias nefastas para la paz, la seguridad y la estabilidad de la región del Medio Oriente.
Recordamos que Cuba es Estado Parte de 44 instrumentos internacionales sobre los derechos humanos, mientras que los Estados Unidos lo es solo de 18, por lo que tenemos mucho que mostrar, opinar, y defender.
Al confirmar la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas, Cuba y los Estados Unidos ratificaron la intención de desarrollar vínculos respetuosos y de cooperación entre ambos pueblos y gobiernos, basados en los principios y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas. En su Declaración, emitida el 1 de julio de 2015, el Gobierno Revolucionario de Cuba reafirmó que “estas relaciones deberán cimentarse en el respeto absoluto a nuestra independencia y soberanía; el derecho inalienable de todo Estado a elegir el sistema político, económico, social y cultural, sin injerencia de ninguna forma; y la igualdad soberana y la reciprocidad, que constituyen principios irrenunciables del Derecho Internacional”, tal como refrendó la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada por los Jefes de Estado y Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en su II Cumbre, en La Habana. Cuba no ha renunciado a estos principios ni renunciará jamás.
El Gobierno de Cuba reitera su voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo, así como la negociación de los asuntos bilaterales pendientes con el Gobierno de los Estados Unidos. En los dos últimos años se ha demostrado que los dos países, como ha expresado reiteradamente el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, pueden cooperar y convivir civilizadamente, respetando las diferencias y promoviendo todo aquello que beneficie a ambas naciones y pueblos, pero no debe esperarse que para ello Cuba realice concesiones inherentes a su soberanía e independencia, ni acepte condicionamientos de ninguna índole.
Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o empleando métodos más sutiles, estará condenada al fracaso.
Los cambios que sean necesarios en Cuba, como los realizados desde 1959 y los que estamos acometiendo ahora como parte del proceso de actualización de nuestro modelo económico y social, los seguirá decidiendo soberanamente el pueblo cubano.
Como hemos hecho desde el triunfo del 1ro. de enero de 1959, asumiremos cualquier riesgo y continuaremos firmes y seguros en la construcción de una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible.
La Habana, 16 de junio de 2017.